sábado, 6 de julio de 2013

RETAZOS DE UNA VIDA

Esta semana para mí ha sido grande , el pasado día cuatro he sido abuelo por segunda vez, eso siempre nos produce una gran alegría, como en este caso, pues los hijos o como en mi caso los nietos, son siempre muy esperados.
Ya tenemos la parejita, bueno los padres, pero se comparte, así que dentro de algunos días podre, probablemente, exponer alguna foto.
A los niños cuando nacen, no se todavía el porqué, todos pretenden sacarle parecido, bien hacia los padre o algún familiar. Yo por mi parte, ni tan siquiera se apreciar si es guapo o no, pues todos me parecen más o menos iguales de bonitos, lógicamente, hasta que se hacen más mayores, cuando cada uno desarrolla sus rasgos.
Aun así, me parece que mi nieto es guapo, como los demás, pero es mi nieto, o lo que es lo mismo, ES ESPECIAL, PARA MI.
La venida a este mundo, de mi nieto, ha sido, al revés que mi nieta, muy estresante, rápida y un poco curiosa. . .
Eran las dos del mediodía, cuando los dolores de las contracciones hicieron su aparición, eran fuertes y seguidas, síntomas de la próxima llegada del anfitrión, estas produciendo en mi “Niña” la lógica preocupación, se encontraba completamente sola en casa o lo que es peor, con la niña de tres años; Llamo rápidamente a su marido para explicarle la situación, pero este, estaba trabajando le costo oír el teléfono, encima estaba a unos veinte kilómetros de la ciudad, en un pueblo cercano, sin vehículo; Lo acababa de dejar unos días antes en el garaje, creyendo que le daría tiempo para el feliz día del desenlace, pero se adelantó un día a lo previsto, pues no le entregaban el coche hasta el día siguiente.
Pese a toda esta situación tan estresante, este supo reaccionar con la cabeza fría, primero la tranquilizo, luego la dijo que preparase todo lo que él tendría que llevarle al hospital, para ella y el niño, que llamase a su hermano para que valla a por la niña la llevara a su casa y a ella al hospital.
Lo más curioso de la situación, es que teniendo que pedir a un compañero del trabajo que lo llevase al hospital, fueron tan nerviosos y precipitadamente, que pese a estar tan lejos, llegaron antes que su propia mujer con su hermano.
Así que cuando esta llego, estaba todo preparado; Como llego totalmente dilatada, no le hizo falta ni ponerle la epidural, ( fue llegar y besar el santo) eso sí, con sus correspondientes dolores, los cuales no la habían dejado, ni cuando llegamos nosotros, unas horas después. Me comentaron que casi lo pierden en el camino de la sala de dilatación a paritorios, pues fue entrar y salir a la vez, tal es que la comadrona casi lo tiene que coger del suelo.
Esto es lo que os puedo contar por mi parte, si le preguntaríamos a su marido, seguro que podría contarnos más cosas o anécdotas que les ocurriera, pero por mucho que se empeñase, seguro que no podría poner al expresarse, mas sentimientos que nosotros. Lo podría ampliar, rellenando las lagunas que por su situación vivió pero no pasaría de ahí.
Este niño nos ha parecido, a todos nosotros, que venía con mucha prisa, espero que si hubiera otra próxima vez se lo tomen con más tranquilidad.
Espero que por lo menos este fin de semana, tengan ustedes unas historias tan curiosas o interesantes para disfrutar, así luego nos las puedan relatar.
Que pasen un feliz fin de semana y que el calor no les agobie más de lo necesario.
Agur eta gero arte

1 comentario:

  1. Me alegro por ti y más por la pareja. Felicidades abuelo :-)

    ResponderEliminar

Para comentar primero mejor registrar